Loading...

Las Razas de Perros más Inteligentes

Los perros más Inteligentes según Stanley Coren. Stanley es doctor en Psicología y Neuropsicología, es una de las máximas autoridades internacionales en el entrenamiento de perros y su psicología. Ha obtenido muchos galardones a lo largo de su carrera y han visto la luz más de 300 publicaciones científicas.

A continuación podrás ver la lista de los perros más inteligentes que el Dr. Stanley publico en su libro “The Intelligence of Dogs. No obstante, hay que recalcar que gran parte de la inteligencia del perro depende de la crianza y de la educación que el amo le brinda a su mascota.

Perro más listo

1. Border Collie.

2. Poodle o Caniche.
3. Pastor Alemán.
4. Golden Retriever.
5. Doberman.
6. Pastor de Shetland.
7. Labrador Retriever.
8. Papillón.
9. Rottweiler.
10. Cattle Dog Australiano.
11. Pembroke Welsh Corgi.
12. Schnauzer Miniatura.
13. Springer Spaniel Inglés.
14. Pastor Belga Terviuren.
15. Pastor Belga Schipperke.
16. Collie, Keeshound.
17. Pointer Alemán de pelo corto.
18. Cocker Spaniel Inglés, Flat Coated Retriever, Schnauzer Mediano.
19. Spaniel Bretón o Brittany.
20. Cocker Spaniel Americano.
21. Weimaraner.
22. Bernes de la Montaña, Pastor Belga Malinés.
23. Pomerania.
24. Irish Water Spaniel.
25. Vizsla.
26. Cardigan Welsh Corgi.
27. Chesapeake Bay Retriever, Puli, Yorkshire Terrier.
28. Perro de Agua Portugués, Schnauzer Gigante.
29. Airedale Terrier, Boyero de Flandes.
30. Border Terrier, Pastor de Briad.
31. Welsh springer spaniel.
32. Manchester Terrier.
33. Samoyedo.
34. Bearded Collie, Field Spaniel, Gordon Setter, Staffordshire Terrier Americano, Terranova, Terrier Australiano.
35. Cairn Terrier, Kerry Blue Terrier, Setter Irlandes Rojo.
36. Elkhound.
37. Affenpinscher, Clumber Spaniel, Pharaon Hound, Pinscher Miniatura, Setter Inglés, Silky Terrier.
38. Norwich Terrier.
39. Dálmata.
40. Bedlington Terrier, Fox Terrier Pelo Liso, Soft-coated Wheaten Terrier.
41. Curly-coated Retriever, Irish Wolfhound.
42. Kuvasz, Pastor Australiano.
43. Pointer, Saluki, Spitz Finlandés.
44. Cavalier King Charles Spaniel, Coonhound Negro y Fuego, Pointer Alemán de pelo duro, Spaniel Americano de Agua.
45. Bichón Fris , English Toy Spaniel, Husky Siberiano.
46. Foxhound Americano, Galgo o Greyhound, Otterhound, Spaniel Tibetano.
47. Deerhound, West Highland White Terrier.
48. Boxer, Gran Danés.
49. Dachshund o Perro Salchicha, Staffordshire Bull Terrier.
50. Malamute de Alaska o alaskan malamute.
51. Fox Terrier Pelo Duro, Shar Pei, Whippet.
52. Rhodesian Ridgeback.
53. Terrier Irlandés, Welsh Terrier.
54. Akita Inu, Boston Terrier.
55. Skye Terrier.
56. Norfolk Terrier, Sealyham Terrier.
57. Pug.
58. Bulldog Francés.
59. Griffon de Bruselas, Bichón Maltés.
60. Greyhound Italiano.
61. Crestado Chino.
62. Chin, Dandie Dinmont Terrier, Lakeland Terrier, Petit Basset Grifon Vendeen, Terrier Tibetano.
63. Viejo Pastor Inglés.
64. Gigante de los Pirineos.
65. San Bernardo, Terrier Escocés.
66. Bull Terrier.
67. Chihuahua.
68. Lhasa Apso.
69. Bullmastiff.
70. Shih Tzu.
71. Basset Hound.
72. Beagle, Mastiff.
73. Pequinés.
74. Bloodhound.
75. Borzoi.
76. Chow Chow.
77. Bulldog inglés.
78. Basenji.
79. Afgano.

 

Interpretación del test de inteligencia para perros 

 

Del 1 al 10: Las 10 razas con la inteligencia funcional y de obediencia más alta. Menos de cinco ejercicios para entender ordenes nuevas.

Capacidad de recordar sin necesidad de practicar las pruebas repetidamente. Responden a la primera orden el 95 % de las veces como mínimo.

Tienen una rápida respuesta aunque sea a una cierta distancia. Aprenden correctamente siendo adiestrados por entrenadores relativamente inexpertos.

 

Del 11 al 26: Perros de trabajo excelentes. Aprendizaje de órdenes sencillas entre 5 y 15 repeticiones del ejercicio. Recuerdan con facilidad pero mejoran con la práctica.

Responden a la primera orden sobre el 85 % de las veces. Para órdenes más complejas necesitan más tiempo. Posiblemente a una cierta distancia del dueño tarden un poco en responder.

Prácticamente todos los entrenadores podrán obtener buenos resultados de ellos.

 

Del 27 al 39: Perros de trabajo con un nivel superior a la media. Necesitan entre 15 y 30 repeticiones para aprender un ejercicio. Prácticas adicionales del ejercicio en las primeras fases del aprendizaje lo mejoraran.

Una vez aprendida una orden normalmente la retienen. Suelen responder a la primera un 70 % de las veces o más. El comportamiento es parecido a los perros del grupo anterior pero con una cierta inseguridad y demora en la respuesta.

Si el dueño está muy lejos, el perro no reaccionará a la orden. Un adiestramiento inconsecuente, de baja calidad o con demasiada severidad e impaciencia no logrará buenos resultados.

 

Del 40 al 54: Corresponde a la puntuación media de inteligencia funcional y obediencia. Necesitan de 25 a 40 repeticiones para comprender bien un ejercicio.

Las prácticas adicionales les ayudarán en la fase inicial del aprendizaje. Si no repiten los ejercicios con frecuencia recordarán las órdenes con dificultad.

Responden a la primera un 50 % de las veces y la efectividad depende mucho de las horas de práctica y repetición de los ejercicios.

La rapidez de respuesta es más lenta. A mayor distancia la respuesta del perro será menos consistente y predecible. Necesitan de un adiestrador experto con mucha paciencia.

 

Del 55 al 69: Nivel mínimo de inteligencia funcional. Necesitan de 40 a 80 repeticiones para obtener un rendimiento aceptable (A veces, hasta unas 25 repeticiones no muestran signos de comprensión).

Necesitan muchas repeticiones para mantener un nivel aceptable. Responderán a la primera orden un 30 % de las veces.

Trabajan mejor si el dueño está cerca de ellos. Estos perros parecen distraídos la mayor parte del tiempo y solo responden cuando les apetece.

Si la distancia entre el perro y el dueño es grande no habrá respuesta. No son razas convenientes para dueños primerizos. Un entrenador con mucha experiencia, tiempo, firmeza y cariño puede lograr un buen rendimiento de ellos.

 

Del 70 al 79: Son las razas con inteligencia funcional y obediencia más bajo. En el aprendizaje inicial necesitan unas 30 o 40 repeticiones para mostrar síntomas de entendimiento a la orden.

Es frecuente que sean necesarias unas 100 repeticiones de un ejercicio antes de dar un resultado fiable. Su respuesta es lenta y desigual. Finalizado el aprendizaje se han de hacer repeticiones frecuentes si no los resultados serán imperceptibles como si jamás hubieran aprendido ningún ejercicio.

Algunos califican a estas razas como “imposibles de adiestrar”. La reacción a la primera orden es de menos del 25 % de las veces. A veces dan la espalda a sus dueños, ignorando sus órdenes o desafiando su autoridad.

La respuesta a las órdenes suele ser insegura y lenta, a veces a disgusto. Pueden frustrar a más de un adiestrador medianamente experimentado y hacer dudar de Sus aptitudes a uno de los más especializados.

 

¿Cómo medir la inteligencia en un perro?

Esta clasificación otorga unas puntuaciones pero os preguntaréis cómo se mide la inteligencia en un perro, porque dentro de una misma raza podemos encontrar perros más inteligentes que otros y es que en cierta manera la inteligencia de un perro se desarrolla a partir de la implicación del ser humano en su conducta y su estimulación a través del juego y de actividades que desarrollen su potencial.

Si deseas medir la inteligencia de tu perro aquí te dejamos el sistema con el que se ha elaborado la clasificación de los animales más inteligentes. Debes realizar todas las pruebas para determinar la puntuación final. Revisa todos los consejos previos a la realización de las pruebas.

 

Medir la Inteligencia de los Perros según Stanley Coreninteligencia perros

Este sencillo test te dará una buena indicación sobre el coeficiente de inteligencia de tu perro al margen de su inteligencia instintiva. Recuerda tener en cuenta los consejos previos a la hora de hacerlo y no sobreexponer al perro ya que podría estresarse.

 

Consejos previos al test de inteligencia en perros

Para que los resultados de las pruebas sean viables se deben de cumplir una serie de requisitos:

  • El perro ha de tener al menos un año de edad. Si las realizamos con un perro más joven nos arriesgamos a que obtenga resultados bajos, solamente por no haber alcanzado el grado de madurez suficiente.
  • El dueño debe realizar las pruebas y el perro tiene que haber convivido con él por lo menos 4 meses.
  • No se pueden repetir las pruebas. Se puntúa el primer intento, salga como salga.
  • El perro ha de estar en ayunas ya que en algunas pruebas se usa la comida como motivación.
  • No deben hacerse todas las pruebas el mismo día, es mejor repartir las pruebas en varios días.
  • Es conveniente que se realicen las pruebas en la vivienda habitual del perro para que éste no se sienta distraído por un nuevo entorno, por lo que deberemos hacerlas en un lugar conocido del perro.
  • Conviene tener preparado los accesorios que vamos a necesitar en las pruebas con antelación: un reloj con segundero, recipientes, tablas… Es imprescindible la planificación previa de las pruebas.
  • No debemos ponernos nerviosos sean cuales sean las respuestas del perro ya que este lo notaría y empeoraría las cosas. Para obtener las mejores respuestas, lo ideal es transmitirle que es un juego.

 

Prueba 1 – Capacidad de observación

En un momento del día en que no sacamos al perro a pasear, hacer todos los gestos (sin llamarle) que hacemos cuando le sacamos de paseo. Por ejemplo, coger el abrigo, las llaves y su correa, y nos quedamos quietos sin ir hasta la puerta.

  • El perro corre a la puerta o viene a nosotros excitado – 5 puntos.
  • Si no se mueve, nos dirigimos hacia la puerta. El perro se acerca a nosotros – 4 puntos.
  • Si tampoco se mueve, abrimos la puerta unos milímetros. Si viene – 3 puntos.
  • Si sigue sin moverse pero nos vigila atentamente – 2 puntos.
  • Si no nos atiende en absoluto – 1 punto.

 

Prueba 2 – Resolver problemas

Enseñamos una golosina al perro (algo que le guste), le dejamos que lo huela y lo tapamos con una lata. Ponemos en marcha el cronómetro.

  • Si empuja la lata y obtiene la comida en 5 segundos o menos – 5 puntos.
  • Entre 5 y 15 segundos – 4 puntos.
  • Entre 15 y 30 segundos – 3 puntos.
  • Entre 30 y 60 segundos – 2 puntos.
  • Si olfatea la lata pero no lo consigue en menos de 1 minuto – 1 punto.
  • Si desde que la tapamos no hace ningún esfuerzo para alcanzar la comida – 0 punto.

 

Prueba 3 – Atención al entorno

Mientras el perro está fuera de la casa, cambiamos la disposición de algunos muebles en una habitación que el perro conoce. Añadir un par de sillas, mover una mesa a otro lado de la sala… Tiene que notarse que ha cambiado algo. Cuando entra el perro ponemos el cronómetro en marcha.

  • Si en 15 segundos el perro se da cuenta de que ha cambiado algo y empieza a explorar y olfatear – 5 puntos.
  • Si se da cuenta entre los 15 y 30 segundos – 4 puntos.
  • Entre 30 y 60 segundos – 3 puntos.
  • Si parece darse cuenta (observa con atención) pero no explora – 2 puntos.
  • Si tras 1 minuto el perro permanece indiferente – 1 punto.

 

Prueba 4 – Resolver problemas

Se toma una manta pequeña o una toalla de baño, y se le deja al perro olfatearla. El perro ha de estar despierto y activo. Rápidamente le tapamos la cabeza de forma que no pueda ver nada y ponemos en marcha el cronómetro.

  • Si se descubre la cabeza en menos de 15 segundos – 5 puntos.
  • Entre 15 y 30 segundos – 4 puntos.
  • Entre 30 y 60 segundos – 3 puntos.
  • Entre 1 y 2 minutos – 2 puntos.
  • Si no se ha liberado tras 2 minutos – 1 puntos.

 

Prueba 5 – Interpretación de gestos (aprendizaje social)

En un momento en que el perro esté sentado a un par de metros de nosotros (sin habérselo ordenado), le miramos a los ojos. En cuanto nos mire esperamos 2 o 3 segundos y le dedicamos una sonrisa, sin hacer más gestos.

  • Si viene a nosotros moviendo la cola – 5 puntos.
  • Si se acerca pero no llega hasta nosotros, o no mueve la cola – 4 puntos.
  • Si cambia de posición, se tumba o se levanta sin acercarse – 3 puntos.
  • Si se aleja – 2 puntos.
  • Si no presta atención – 1 puntos.

 

Prueba 6 – Resolver problemas

Igual que la prueba 2, pero con más dificultad de manipulación de objetos. En lugar de una lata se emplea un trapo o toalla pequeña, con la que le tapamos la golosina.

  • La consigue en menos de 15 segundos – 5 puntos.
  • Entre 15 y 30 segundos – 4 puntos.
  • Entre 30 y 60 segundos – 3 puntos.
  • Entre 1 y 2 minutos – 2 puntos.
  • Si intenta cogerla pero abandona – 1 puntos.
  • Si la ignora – 0 puntos.

 

Prueba 7 – Memoria a corto plazo

Ha de hacerse siempre antes que la prueba 8. En una habitación despejada, enseñamos al perro una golosina que no tenga olor fuerte y se la dejamos olfatear para que sepa que es comida. Con alguien sujetándole (si es preciso) y asegurándonos de que nos vea, colocamos la golosina en una esquina de la habitación. Sacamos al perro durante unos 10 segundos y le hacemos entrar de nuevo en la habitación, poniendo el cronómetro en marcha.

  • Si va directo a la comida – 5 puntos.
  • Si olfateando va casi directo – 4 puntos.
  • Si se pone a buscar al azar y la encuentra en menos de 45 segundos – 3 puntos.
  • Si busca pero en 45 segundos no lo ha encontrado – 2 puntos.
  • Si no se esfuerza en buscar la comida – 1 puntos.

 

Prueba 8 – Memoria a largo plazo

Ha de hacerse inmediatamente después del prueba 7. Se hace exactamente lo mismo (poner la comida en un rincón diferente al de la prueba anterior), y se saca al perro de la habitación 5 minutos. Al entrar de nuevo arrancamos el cronómetro.

  • Si va directo a la comida – 5 puntos.
  • Si va directo a donde estaba la comida en la prueba 7, y luego al correcto – 4 puntos.
  • Si olfatea y encuentra la comida casi directamente – 3 puntos.
  • Si busca al azar y lo encuentra por casualidad antes de 45 segundos – 2 puntos.
  • Si no lo encuentra antes de 45 segundos – 1 puntos.
  • Si no intenta buscarlo – 0 puntos.

 

Prueba 9 – Resolver problemas y manipular

Se pone una tabla sobre un par de guías de teléfonos, de forma que quepan las patas del perro pero no pueda meter la cabeza debajo. Se sujeta con peso suficiente como para que no pueda levantar la tabla. Se le muestra comida al perro y se deja que la olfatee. A continuación se pone debajo de la tabla (el perro tiene que verlo) y se pone en marcha el cronómetro.

  • Si lo saca con las patas en menos de 1 minuto – 5 puntos.
  • Si lo saca entre 1 y 3 minutos – 4 puntos.
  • Si lo intenta pero a los 3 minutos no lo ha conseguido sacar – 3 puntos.
  • Si no usa las patas y solo intenta alcanzarlo con la boca – 2 puntos.
  • Si no intenta alcanzar la comida – 1 puntos.

 

Prueba 10 – Comprender lenguaje

Con el perro sentado a un par de metros de nosotros, y usando el tono de voz que empleamos para llamarle, pronunciamos una palabra cualquiera que no se parezca a su nombre.

  • Si responde a la llamada – 3 puntos.
  • Si no acude, pronunciamos otra palabra en el mismo tono. Si esta vez viene – 2 puntos.
  • Si tampoco se acerca, pronunciamos su nombre, añadiendo «ven» o la palabra que usemos para llamarle. Si viene – 5 puntos.
  • Si no viene, repetimos su nombre por segunda vez. Si ahora viene – 4 puntos.
  • Si no se mueve en ningún caso – 1 puntos.

 

Prueba 11 – Aprendizaje

Este es complicado. Se trata de hacer que el perro aprenda una orden nueva. No hay que pedir nada demasiado complicado, solo algo sencillo que el perro no haya hecho nunca. Por ejemplo, sentado a nuestro lado, una orden para que se levante y se gire sentándose frente a nosotros.

  • La primera vez diremos la orden y como el perro no sabrá que queremos, le guiaremos a esa posición. Le felicitaremos y premiaremos con alguna golosina.
  • Repetimos la orden dos veces más, ayudándole.
  • Repetimos la orden dos veces más, pero ahora esperaremos un instante antes de ayudarle, guiándole con la correa.
  • Repetimos la orden, sin movernos para nada (es un tanteo). Si cumple la orden, aunque sea torpemente, le daremos 6 puntos.
  • Si falla, repetimos 10 veces más, ayudándole. Después hacemos otro tanteo sin ayudarle. Si lo hace bien – 5 puntos.
  • Si vuelve a fallar, 10 pruebas más. Si en el siguiente tanteo lo hace bien – 3 puntos.
  • Si se levanta e intenta hacer algo, pero no cumple la orden – 1 puntos.
  • Si después de las 30 pruebas que llevamos, sigue sin hacer nada – 0 puntos.

 

Prueba 12 – Resolver problemas

Es el más complicado. Se coloca una muestra de comida en un sitio de forma que el perro la vea (antes se la habremos dado a olfatear, y tiene que ver como la colocamos ahí). Sin embargo, el perro no puede acercarse directamente, y ha de dar un rodeo, alejándose de la comida, hasta encontrar un camino para llegar a ella. Por ejemplo se puede usar una caja grande abierta por un extremo, y con una ranura por donde el perro vea la comida pero no pueda pasar. La solución será rodear la caja y entrar por el otro lado (no debe poderla mover ni alcanzar la comida con las patas). Se suelta al perro y se pone en marcha el cronómetro.

  • Si rodea el obstáculo y alcanza la comida en menos de 15 segundos – 5 puntos.
  • Si tarda entre 15 y 30 segundos – 4 puntos.
  • Entre 30 y 60 segundos – 3 puntos.
  • Entre 1 y 2 minutos – 2 puntos.
  • Si intenta alcanzar la comida metiendo la pata por la ranura, pero no intenta otro camino – 1 puntos.
  • Si no hace ningún esfuerzo por llegar a la comida – 0 puntos.

 

Evaluación y Resultados

Se suman todos los puntos conseguidos en las diversas pruebas.

  • 54 puntos o más: Es un perro prácticamente superdotado, y es bastante inusual encontrar un perro con este nivel de inteligencia. Según diversos estudios, apenas el 5% de los perros lo alcanza, y eso entre las razas más inteligentes.
  • De 48 a 53 puntos: Perro de clase superior y con un alto nivel de inteligencia.
  • De 42 a 47 puntos: Nivel medio-alto. Tiene la capacidad de llevar a cabo cualquier tarea de las que se exigen a un perro corriente.
  • De 30 a 41 puntos: Nivel de inteligencia media. En ciertos trabajos se mostrará muy dotado, pero no tanto para otros.
  • De 24 a 29 puntos: Nivel bajo. A veces muestra destellos de agudeza, pero la mayor parte del tiempo tendrá algunas dificultades para entender lo que queremos de él. Aprenderá el mínimo de órdenes básicas (sentarse, acudir a la llamada, y poco más). Su utilidad dependerá de su inteligencia instintiva, es decir, de las capacidades que es capaz de desarrollar por la herencia genética de su raza.
  • De 18 a 23 puntos: Límite de la normalidad. Trabaja sin problemas en un entorno organizado y de poca actividad, y si no se le presentan situaciones nuevas.