Loading...

Pitbull

Ficha técnica Pitbull
  • Vitalidad
  • Ladrador
  • Instinto de vigilancia
  • Inst. de protección
  • Relación con niños
  • Relación con perros
  • Cap. de aprendizaje
  • Necesidad ejercicio
3

Resumen

El Pitbull es una raza de perro originaria de Reino Unido, de tamaño mediano cuyo peso oscila entre los 18 y 28 kg. Su esperanza de vida va desde los 10 a los 12 años.

 

Clasificación técnica

  • Clasificación FCI
    • No reconocida, a pesar de ser un Terrier.
  • Clasificación AKC
    • No reconocida.

Descripción de la Raza Pitbull

Este perro presenta unas características físicas que le confieren una gran fuerza y agilidad. Estas características han sido consideradas como un arma de doble filo para este animal ya que los amantes del Pitbull valoran su fortaleza y agilidad mientras que sus detractores lo consideran un perro potencialmente peligroso, con fama de ser muy agresivo y violento, casi como una máquina de matar.

Este perro fue usado durante un tiempo como perro de pelea, por ello, el AKC, entre otros, rechazó su inscripción.

El nombre genérico de esta raza es American Pit bull Terrier, aunque es de origen británico, y guarda cierta similitud con el American Staffordshire Terrier, ya que ambas razas provienen del Staffordshire Bull Terrier que fue llevado desde el Reino Unido a los Estados Unidos a finales del S.XIX.

El Pitbull tiene unos rasgos identificativos muy característicos de la raza, es un perro muy atlético y musculado, además es muy fuerte. Tiene un cráneo ancho con orejas medianas y caídas, aunque acostumbran a cortarlas dándoles forma puntiaguda, donde está permitido. La cola es ancha en la base y se va estrechando hacia la punta, su pelo es corto, brillante y existen multitud de colores, si bien es cierto tiene una mandíbula muy grande con grandes dientes.

 

Historia y Origen del Pitbull

Entre los siglos X y XVII, los perros de pelea fueron una moda en Inglaterra y otros países Europeos. Estos combates surgieron de la necesidad que tenían los carniceros de la época de controlar a los toros más bravos y, por tanto, los perros peleaban con los toros.

Los carniceros de la antigua Europa sentían tanto orgullo de sus perros que organizaban competencias para demostrar quién tenía los perros más valientes y resistentes. Por este motivo estas peleas se convirtieron en un deporte popular en dicha época.

A medida que el público de tan cruentos eventos fue demandando más «diversión», los organizadores decidieron incluir otros oponentes para los perros. Entonces, se empezaron a realizar peleas entre perros y osos. También se realizaron peleas entre perros y otros animales, como caballos o monos, pero los toros y los osos fueron los principales protagonistas de este tipo de espectáculos.

Años después, en 1835, el parlamento Británico promulgó una ley que hacía ilegales los combates en los que se usaban perros.

Sin embargo, la gente todavía quería ver correr sangre, así que se empezaron a organizar competiciones en las que se soltaba a un perro en una fosa en la que había varias ratas.

En este nuevo «deporte», el perro ganador era el que mataba más ratas en el menor tiempo posible. Como en este caso se necesitaban perros más ágiles y menos poderosos, los perros utilizados eran del tipo terrier.

Para los combates matarratas, se usaban perros criados para poder entrar a las madrigueras de alimañas del campo y matarlas. Aunque estos espectáculos eran ilegales, por supuesto eran más fáciles de esconder que las peleas entre perros y toros.

Quizás porque los orgullosos dueños de perros del tipo «bull» querían seguir mostrando a sus canes, o simplemente porque la gente quería más violencia, también se empezaron a llevar a cabo peleas entre perros. En este caso, al igual que lo que ocurre con las peleas de perros actuales, se hacía pelear a dos perros dentro de una fosa y el ganador era el que mataba al otro.

Aunque este último “deporte» también era ilegal, era muy fácil de llevar a cabo en la clandestinidad, puesto que la tenencia de estos perros no era ilegal, sino tan solo los combates.

Algunas personas creen que los pitbull actuales aparecieron a partir de los cruces entre perros tipo «bulldog» y tipo «terrier» de esa época. Aunque esto no está confirmado, es probable que se hubiesen realizado estos cruces para obtener perros más ágiles pero igualmente combativos.

En todo caso, eso explicaría el término «terrier» en el pitbull, una raza que no tiene ninguna característica que haga pensar que fue usada para cazar animales pequeños en madrigueras estrechas.

Tampoco queda claro de dónde viene el término «pit» en el nombre de los pitbull actuales. La palabra inglesa «pit» significa fosa u hoyo, por lo que algunos sostienen que proviene de las fosas en las que los perros mataban a las ratas. Otros argumentan que viene de las fosas en las que los perros peleaban unos contra otros.

 

Carácter y Comportamiento de los Pitbull

Esta raza fue creada originalmente para ser un perro de pelea, por ello, el pitbull presenta características físicas que le confieren gran fuerza y agilidad.

También es un perro muy resistente al dolor físico y tiene un coraje que supera cualquier expectativa. Estas características han sido un arma de doble filo para la raza.

Los aficionados al pitbull valoran su fuerza y agilidad, mientras que sus detractores opinan que es poco menos que un perro asesino.

Los medios de comunicación y la sociedad en general, han difundido muchos mitos y leyendas sobre el carácter de los perros pitbull.

Hoy en día la mayoría de la gente piensa que los pitbull son perros peligrosos, inestables y muy agresivos. Y aunque esa idea puede ser cierta para algunos ejemplares particulares, no lo es para toda la raza en general. Por tanto, parece que esa idea es incorrecta, pero sus partidarios tratan de apoyarla basándose en la historia originaria de la raza y en datos de ataques ocasionales provocados por pitbulls o perros similares.

Debido a su dotes y a su presencia es un buen perro guardián y protector, pero si a eso le sumamos su fama de “perro asesino” ya se convierte en el perro protector por excelencia debido al miedo que puede desprender en algunas personas.

 

¿Es el Pitbull Terrier Americano, una raza de perros agresiva?

Pese a todas las creencias populares, el Pitbull Terrier Americano, no es una raza agresiva por naturaleza. Sino que puede ser educado para serlo.

Es un perro fiel, cariñoso y divertido si lo educamos bien, lo socializamos y le prestamos la atención y cuidados que requiere un animal como éste.

Puede resultar en ocasiones algo terco, pero es un perro protector, con los niños no se lleva mal, el problema es su tamaño y su forma de juego que podrían lastimar, sin intención, al niño; especialmente si es muy pequeño.

 

Cuidados y Salud con respecto al Pitbull

Esta raza no suele presentar enfermedades específicas, y en sí los ejemplares de Pitbull suelen ser muy sanos y resistentes, quizás esto se deba a sus orígenes y a los perfeccionamientos en la raza que se fueron dando con el paso de los años, con el fin de crear perros más fuertes y macizos.

Esto no quita, de todas maneras, una visita regular al veterinario para comprobar que el perro esté creciendo saludable y todo vaya fenomenal.

Respecto a las enfermedades que pudieran contraer en general hay que prestar atención a posibles problemas del corazón, enfermedades contagiosas de la piel (sarna, eccemas, hongos), parásitos internos y externos, etc.

El pelaje del pitbull no necesita de cuidados especiales. Será suficiente con el cepillado regular y el baño cada vez que se considere.

Sin embargo, el ejercicio es muy importante por lo que necesitarás sacarlo a pasear al menos una vez al día por períodos prolongados de al menos una hora. Al pasearlo desde cachorro conviene socializarlo y evitar que no se enfrente a otros perros, ya que este es un comportamiento algo frecuente en esta raza.

Los juegos para el pitbull son muy importantes y, si vives en una ciudad y puedes, también deberías llevarlo al campo o a la montaña de vez en cuando.

 

Curiosidades sobre el Pitbull Americano

Como hemos comentado anteriormente, cuando oímos mencionar la raza Pitbull pensamos en un perro potencialmente peligroso, y aunque su fama se deba a sus orígenes, siempre desconfiamos de este tipo de perros.

Si bien es cierto que la fama que tiene se basan en los orígenes de la raza y se apoya en ataques de pitbull a personas o a otros perros, no define la generalidad de los perros, sino algunos en particular. Hay que analizar la situación de un animal antes de ponerle una fama porque no se puede generalizar el comportamiento de un individuo y extenderlo a toda la raza.

Existen muchos mitos sobre los perros de raza pitbull, uno de los más conocidos es que la presión de mordida es superior a la del resto de los canes, cuando ello es difícil de demostrar y no se puede generalizar en la raza. Por otro lado se asegura que en la mordida la mandíbula queda bloqueada y tras numerosos estudios se ha demostrado que ello no es cierto, pero los orígenes como perro de pelea le juegan una mala pasada al can.

Otro de los mitos es que es un perro ansioso y desequilibrado por genética, lo cual no es tampoco cierto, así como tampoco es cierto que se vuelvan locos porque les crece el cerebro más que el cráneo, lo cual es imposible, porque ante esta situación lo único que se produciría es la muerte del animal.

Es un perro grande, con una mandíbula enorme al cual ciertos comportamientos pueden despertar agresividad, entre ellos la falta de ejercicio para canalizar la energía, la soledad o el que alguien incentive un ataque. No es un perro agresivo porque sí, sino porque es educado para que lo sea.

Si realmente educas al animal para conseguir ejercitar y motivar su mente sin la necesidad del ataque, para conseguir un perro equilibrado emocionalmente lograrás tener un perro cariñoso e incluso divertido.

 

¿Qué debo tener en cuenta si quiero tener un Pitbull Americano?

Es importante que sepas que el Pitbull americano se adapta a vivir en cualquier lugar pero es un perro que necesita que le saquen a menudo, y no solo a hacer sus necesidades, sino que necesita ejercicio, correr, jugar y desgastar energía. Puedes enseñarle a lanzarle un objeto y que lo traiga de vuelta.

Es muy importante educarle desde cachorro y que se socialice. No olvides que no debes incentivar su comportamiento hacia la agresividad, no debes picarle y debes hacerle ver que tu eres su dueño y tú mandas, porque si no lo haces puede creerse el jefe de la manada, es decir de la familia, de su hogar, de su territorio; el cual protegerá con uñas y dientes.

Recuerda que es un perro que no soporta largos tiempos de soledad y que necesita hacer ejercicio de forma diaria para canalizar su energía, es un perro muy inteligente al cual le podemos enseñar y adiestrar correctamente, evitando todo aquello que le pueda ocasionar estrés y ansiedad. Si no hace ejercicio puede ser destructor y agresivo, sin embargo si lo educamos y mantenemos correctamente, nos devolverá fidelidad y amor.

Deja un comentario