Loading...

Mi perro me muerde las cosas ¿qué hago?

¿Estás cansado de encontrar zapatos mordidos por la casa? ¿Tienes un cachorro que lo muerde todo? Confesamos que es muy molesto que nuestro amigo peludo muerda todo aquéllo que encuentra a su paso. Realmente, los perros tienen la necesidad de morder pero ¿en qué momento esto se vuelve una mala costumbre? A continuación vamos a analizar distintas situaciones y vamos a darte la solución para que tu perro deje de morder todo aquello que se encuentre en su camino.

Tenemos que tener en cuenta que para un cachorro, morder es algo natural ya que suelen tener problemas de dolor de encías cuando le están creciendo los dientes, el problema viene cuando esa conducta persiste en el tiempo y el cachorro se va haciendo mayor, ocasionando daños en las cosas, en los zapatos, juguetes de los pequeños de la familia, o en cualquier otro objeto de valor que le pueda apetecer morder.

¿Qué ocurre si de cachorro pasamos por alto que muerda las cosas porque lo consideramos normal? Si el perro identifica que no pasa nada por morder lo que le apetezca seguirá haciéndolo cuando deje de ser cachorro. ¿Qué hacer?

Deberemos darle algún juguete para que muerda eso y no otra cosa. Hacerle ver que ese juguete sirve para eso pero no cualquier otra cosa. Es importante no darle algo que él haya mordido y que como ya está roto  se lo dejemos, no.  Si lo hacemos identificará que cosa que muerde, cosa que se vuelve suya.

Recuerda que cuando es cachorro y para evitar que se acostumbre a morder cualquier cosa, deberemos ofrecerle un juguete que él identifique como suyo, expresamente para morder; así evitaremos que muerda otras cosas.

 

¿Por qué mi perro lo muerde todo?

Existen varios motivos por los que nuestro perro muerde nuestros objetos más preciados; la ansiedad, el aburrimiento o la hiperactividad son los más frecuentes por lo que debemos evitar estas situaciones en nuestro amigo peludo.

¿Cómo identificar un perro ansioso, aburrido o hiperactivo? A veces no es fácil detectarlo, pero debemos tener en cuenta que aunque no lo creamos  los perros tienen mucho estrés, y pensarás ¿qué estrés puede tener un perro? Un perro que no tiene nada que hacer, te equivocas. Un perro puede tener estrés derivado precisamente de no hacer nada. Un perro necesita actividad para desarrollarse plenamente y el hecho de no hacer ejercicio puede ser precisamente el motivo por el cual el perro se sienta estresado o ansioso.

Un perro ansioso come de forma rápida a penas masticando un par de veces,  tiene problemas digestivos como ventosidades por la dificultad de digerir los alimentos,  también se suele percibir porque de repente empiezan a correr o a gruñirle a los juguetes con los que juegan, están inquietos, siempre alerta.

Los perros estresados andan de un lado para otro sin ser capaces de estar quietos un momento, lloran en exceso y se muestran nerviosos. Cuando son cachorros el nivel de actividad es superior al de adulto por lo que parecen hiperactivos pero simplemente es que necesitan una dosis mayor de actividad.

 

Mi perro muerde los zapatos ¿por qué?

Como no pueden parar quietos se distraen mordiendo lo que encuentran a su paso, y os preguntaréis ¿por qué se fijan en los zapatos?

Los perros mordedores suelen tener mayor predilección por los zapatos porque tienen rastros de olores procedentes de la piel animal, que les despierta su instinto cazador, otra de las teorías que baraja la etología es que el olor que queda en nuestros pies es fuerte como el de su comida y por ello tienden a morder los zapatos.

Bien sea por el motivo que sea debemos tener en cuenta que los zapatos tienen partes muy peligrosas, este es el caso de los cordones, ya que los pueden partir y tragar una parte, que puede ocasionar problemas digestivos o incluso se pueden quedar en alguna parte del tracto digestivo sin poder ser eliminado, causando inflamación o infección.

 

 Mi perro muerde las paredes ¿por qué lo hace?

Otro de los vicios de los perros es morder las paredes  y aunque puede ser la consecuencia de los motivos anteriormente descritos, debemos tener en cuenta que no sólo puede ser por ello sino porque tenga una alimentación pobre.

El animal que muerde la pared se suele comer los trocitos de ésta, piensa que así completa su menú. Se trata de una forma de advertirnos que deberemos cambiar el menú de nuestra mascota, bien cambiando el pienso, o agregándole alguna comida húmeda para cambiar su apariencia y gusto.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que si muerde la pared de un lugar donde le encerramos puede ser por ansiedad de separación o miedo a estar solo en ese lugar, por lo que debemos evitar encerrarle; deberemos educarle para que pueda vivir en armonía y libre dentro de la casa. Recuerda que puede que en alguna ocasión haya vivido un mal momento es ese habitáculo y para salir sea capaz de cualquier cosa.

Recuerda que hay razas de perros que soportan mejor que otras la soledad, que la falta de actividad puede desarrollar comportamientos destructivos y que en el caso de encontrarse mal el perro, tener vómitos o cualquier signo de alarma, deberemos llevarle al veterinario y hacerle constar este problema.

 

Consejos para que deje de morder

Lo primero que debemos de hacer tanto para corregir como para prevenir esta conducta mordedora es enseñarle que el juguete para que muerda se lo damos nosotros cuando queramos, debemos dejar que tenga un juguete siempre al alcance, y procurar que no pueda hacer de cualquier objeto que a él le parezca su juguete particular. Para ello no debemos darle nunca un objeto que ya haya mordido como juguete,  ya que identificará que todo lo que muerde se vuelve su juguete.

Por ello nunca deberemos darle zapatos viejos o cosas nuestras viejas que no queramos, ya que el perro lo identificará a través de su olfato como algo nuestro, y en el futuro no sabrá diferenciar. Por ello, para morder o para jugar deberá usar un juguete exclusivamente destinado y comprado para él.

Una de las medidas más efectivas es dedicarle tiempo al juego y al paseo que hagan que libere la energía y se canse ya que así sólo se ocupará de dormir y descansar y no tendrá tiempo de morder nada. Debemos jugar con él y si es cachorro deberemos jugar con objetos para morder ya que así liberará estrés, que de lo contrario, ocasionará problemas de ansiedad que acabará por liberar mordiendo cualquier cosa.

En el caso de los zapatos, recomendamos no dejarlos a su alcance para evitar esa tentación que puedan sentir por su olor. También podemos utilizar un spray cítrico que repele su atención por no gustarle el olor fuerte, pero simplemente nos servirá para quitarle el vicio por algo concreto.

 

¿Qué hacer si le pillamos mordiendo?

Si le sorprendemos in fraganti mordiendo algo podemos regañarle con un grito de “No” para que el perro capte ese momento como incorrecto. Aunque, normalmente nos encontramos que nuestro perro ha mordido muchas cosas cuando nosotros no estábamos en casa, si vemos que ha mordido algo pero no lo hemos pillado in fraganti, es inútil y absurdo regañarle o castigarlo por ello, ya no conseguiremos asociar la conducta como incorrecta.

Es preferible reforzarle positivamente, poner de nuestra parte intentando que haga ejercicio para canalizar su energía y evitar ese tipo de situaciones en las que quiera morder por aburrimiento.

Si dejamos a nuestro perro demasiado tiempo solo es muy posible que debido al aburrimiento, empiece a morder todo lo que tenga a su alcance. Cuando un perro está aburrido es capaz de todo y además esa conducta se puede deber a la necesidad de gastar energía acumulada.

En este caso, lo que podemos hacer es ejercitarlo antes de que se quede solo. También hay que tener en cuenta que un paseo de cinco minutos para gastar la energía sobrante que desprende un perro no bastará. Si queremos evitar que emplee esa energía destrozando las cosas de nuestra casa, debemos darle un paseo de 30 minutos como mínimo para que así se canse y se relaje.

Además debemos potenciar los juegos para que descargue energía de forma rápida en movimientos cortos y rápidos.  Ello complementará su gasto energético y eliminará sus ganas de morder por morder.

Si aún así, a pesar de insistir y de seguir todos los consejos, nuestro perro sigue dándonos guerra, también es posible que sufra de alguna enfermedad que debería observar el veterinario, es posible que sufra de ansiedad o incluso de un trastorno llamado síndrome de disfunción cognitiva, una enfermedad que afecta al aprendizaje y la memoria del perro.

Empieza por que descargue su energía y potencia que se sienta bien en el entorno familiar y seguramente soluciones el problema. Si ves que persiste el problema consulta con un especialista para determinar si se trata de un problema de conducta o un problema de salud del animal.

  • Valoración del artículo
4

Resumen

Mi perro me muerde todas las cosas ¿qué hago? ¿Cómo corregir este problema de conducta? ¿A qué se debe?