Loading...

¿Que és adiestrar en positivo?

Últimamente se encuentra entre la tendencia más predominante el adiestramiento en positivo, tanto es así que han cambiado mucho las técnicas y las “formas” de educar a nuestros animales.

Tanto es así, que lo que bien funciona en la educación de los hijos, se extiende a los animales. Cuando nos hemos dado cuenta de que el castigo y la represión no funcionan y no muestran resultados positivos en la personalidad de los humanos, intentamos repetir el modelo adaptándolo al animal.

Si nos fijamos las técnicas de millones de estudios se prueban tanto en animales por su falta de raciocinio, como en personas, para comprobar, por ejemplo, los efectos que tiene la fuerza mental sobre lo que sabemos.

Para desarrollar estas técnicas de adiestramiento se aplican métodos de condicionamiento operante, mediante los cuales podemos “moldear” o dar forma al animal, dicho de alguna manera.

De este modo, surge el adiestramiento en positivo, una de las formas más eficaces para adiestrar un animal, si quieres saber más sigue leyendo.


¿Cómo educar a mi perro en positivo?

Los adiestradores de perros tradicionales a día de hoy, todavía siguen utilizando el castigo como única herramienta para castigar y educar a un perro. En este campo se puede utilizar todo tipo de acciones, como gritar, dar un cachete, etc..,  para que el perro obedezca.

Sin embargo, últimamente se ha descubierto una corriente que consiste en el adiestramiento de perros en positivo, pues bien, a continuación, vamos a aclarar que significa adiestrar en positivo.


En qué consiste el adiestramiento en positivo

El concepto “adiestrar en positivo” se acuñó con el objetivo de diferenciarse de los adiestramientos antiguos basados en la fuerza, en la dominancia y en la corrección de conductas a través de castigos.

Adiestradores de renombre definen el “adiestramiento en positivo” como aquella forma de adiestrar en que prima el bienestar del perro y dónde no se realizan correcciones de conducta a través del castigo positivo (aplicación de estímulos negativos).

Esto no quiere decir que no exista el castigo como forma de corregir conductas no deseadas. En el adiestramiento en positivo se asume la necesidad del castigo negativo (retirada del refuerzo que mantiene la conducta).

Ambos términos el “Castigo positivo” y el “Castigo negativo” pueden inducir a error,  por ello conviene poner un ejemplo para entenderlo mejor;

En el caso de que un perro ladrase de forma efusiva para pedirnos comida mientras nosotros estamos comiendo, el castigo positivo sería reprimirle, darle un cachete, y el castigo negativo sería dejar de darle comida cuando ladre y no hacerle caso.

Como podéis observar el concepto es totalmente diferente y lo que se persigue con esta forma de adiestramiento es no recurrir al miedo o a la fuerza para poder conseguir cambios en las conductas.

Se defiende que de esta forma se obtiene una relación perro-dueño que no está basada en el miedo a fallar por parte del perro, pilar sobre el que se ha basado el adiestramiento tradicional durante muchos años, de esta forma el perro siente una mayor autosatisfacción por desempeñar las tareas correctamente y las lleva a cabo con una mayor seguridad y confianza.

En resumen, podemos sintetizar que en el adiestramiento en positivo se persigue un mayor bienestar del animal y se intenta enseñar al perro acertar en su conducta en lugar de corregir sus errores continuamente.


¿Qué pretende conseguir el adiestramiento positivo?

El adiestramiento en positivo pretende mejorar la relación perro-dueño, dado que no está a favor de una lucha por la jefatura, sino en un entendimiento mutuo que lleve al animal a asumir su rol de forma correcta, sin luchas.

El perro, que recibe premios a su conducta, y se le quitan dichos premios cuando falla, es capaz de relacionar la ausencia de estímulo positivo cuando erra, por ello será capaz de identificar las situaciones y comportarse correctamente.

A la hora de adiestrar un cachorro, es importante premiarle sus buenas conductas, pero también es esencial hacerle ver cuando lo hace mal ya que así entenderá que sus comportamientos no sean recompensados porque no son los esperados.


¿Qué no debemos olvidar a la hora de adiestrar un perro ?

  • La educación de un perro empieza el mismo día que lo introducimos en la familia, no por ser un cachorro esperaremos a que sea adulto para empezar a educarle.
  • Si el perro ya es adulto también es capaz de aprender y modificar su conducta.
  • Debemos actuar con serenidad y autoridad.
  • Debemos saber que nuestro perro es una mascota pero no es una persona y no debemos mimarle en exceso ni personificarle para así educarle.
  • Los perros no entienden las excepciones, hoy sí y mañana no. Sólo cuando yo te dejo subir al sofá debes hacerlo. No funciona.
  • Los perros necesitan una unión de criterios entre los miembros de la familia.
  • La educación no es una carrera, no importa el tiempo récord sino los logros.
  • Debes tener en cuenta las características propias de la raza a la hora de educarle.
  • Un éxito pequeño bien recompensado seguirá aumentando y consiguiendo más logros que poco a poco irán creciendo. La progresión del éxito va en aumento.
  • Nos hacen falta dosis de paciencia y constancia para educar a un perro.
  • No podemos rendirnos, ya que eso significaría abandonar a nuestro animal, desinteresarnos no es una opción: todo tiene solución.

Recuerda que adiestrar un perro no es tarea fácil en algunos casos, y si te encuentras desbordado o sin saber qué hacer ante un problema concreto puedes contar con la ayuda de un especialista, entrenador canino o un etólogo que ponga fin a tus problemas con tu mascota.

A través de ciertas técnicas, en la mayor parte de los casos muy sencillas, puedes hacer cambiar el comportamiento de tu perro simplemente cambiando el punto de mira. Saber cómo tratar un problema es esencial para encontrar una solución y por ello, en ocasiones nos hace falta una ayuda externa que nos complemente el conocimiento sobre el comportamiento de nuestro perro.

  • Valoración del artículo
5

Resumen

¿Qué es y cómo adiestrar a mi perro en positivo?