Pastor Alemán

Pastor Alemán

Ficha técnica Pastor Alemán
  • Vitalidad
  • Ladrador
  • Instinto de vigilancia
  • Inst. de protección
  • Relación con niños
  • Relación con perros
  • Cap. de aprendizaje
  • Necesidad ejercicio
4

Resumen

El Pastor Alemán es un perro originario de Alemania de tamaño grande que oscila entre 31 y 42 kg de peso y que tiene una esperanza de vida de 10 a 12 años.

Clasificación técnica

  • Clasificación FCI
    • Grupo 1, Perros pastor y perros boyeros (excepto boyeros suizos).
  • Clasificación AKC
    • Grupo 7, Perros de pastoreo.

 

Descripción de la Raza Pastor Alemán

El Pastor Alemán es un perro bonito, muy fiel a su dueño y que se caracteriza por ser un buen perro guardián, defensor y protector del hogar y la familia. Por sus grandes habilidades es utilizado usualmente como “Perro Policía”, pero también destaca en muchas otras grandes labores como “Perro de Rescate” o “Perro Guía”.

El Pastor Alemán es un perro muy polivalente, por ello se dice que no es el perro número 1 en nada, pero es el número 2 en todo.

Es un perro muy elegante, posee una cabeza muy bien proporcionada con ojos redondos y orejas puntiagudas erguidas de base ancha, posee un cuerpo fuerte y musculoso y cola generalmente larga.

Con respecto al color, el típico es el negro con marcas de color marrón-amarillo.

El pelaje es doble con lanilla interna. El pelo externo es denso, duro y bien pegado al cuerpo.

 

Historia y Origen del Pastor Alemán

La historia y origen del Pastor Alemán es relativamente reciente y está bien documentada. Sus orígenes se remontan a finales del Siglo XIX cuando en Alemania se inició un programa de crianza para la guarda y protección de los rebaños frente a los lobos.

El capitán de caballería del ejército alemán, Maximilian Von Stephanitz, es considerado el padre de esta raza.

En el año 1899, en el transcurso de una exhibición canina, Von Stephanitz quedó tan impresionado por las características de una perro pastor en particular, que lo compró y poco después fundó el Club del Pastor Alemán. A partir de entonces, von Stephanitz contribuyó materialmente a establecer los estándares de la raza hacia lo que hoy en día podemos reconocer como el Pastor Alemán.

Esta raza volvió a mostrar sus grandes dotes de trabajo y servicio en la II Guerra Mundial, extendiendo su buena reputación por todo el mundo. Con su fama de inteligente, el Pastor Alemán se convirtió también en un animal de compañía de confianza, mientras que la envidiable lista de habilidades, así como su ilimitada capacidad de adaptación lo confirmaron como una de las mejores razas de trabajo.

En la actualidad esos dotes de trabajo hacen que sea conocido casi como el perro policía por excelencia, el Pastor Alemán ha destacado a lo largo de éstos últimos  años como perro de rastreo y de salvamento, detector de drogas, bombas y minas, y también cabe recalcar un hecho que se conoce menos, y es que fue la primera raza que se usó como perro guía para los ciegos.

 

Carácter y Comportamiento de los Pastores Alemanes

El carácter del Pastor Alemán es muy equilibrado. Posee un carácter muy versátil, ya que ha sido un perro muy utilizado para infinidad de labores y dedicado por completo al trabajo que se le diera.

Es un perro muy fiel y leal y siempre está dispuesto a satisfacer a su dueño y a cumplir con el trabajo que se le encomiende.

No es un perro agresivo, aunque tampoco es extremadamente confiado con la gente que no conoce. Cuando alguien se le acerque, primero lo estudiará hasta que esté seguro de que su presencia no amenaza la seguridad de los suyos. Tiende a ser sobreprotector con su familia.

Bien educado, un Pastor Alemán es la mascota ideal para compartir en familia. Adora a los niños, disfruta de jugar y pasear, además de ser el mejor guardián a la hora de vigilar y proteger el hogar.

 

Cuidados y Salud con respecto al Pastor Alemán

Es un perro que necesita realizar ejercicio de manera continuada para canalizar su energía, ya que es una raza de trabajo. Las salidas al campo, playa o montaña son muy recomendables para mantenerlo sano tanto física como psíquicamente.

No es muy difícil mantener en buen estado el pelaje del pastor alemán, ya que no requiere cortes especiales. Sin embargo, esta raza pierde pelo constantemente, por lo que el cepillado diario es importante. El baño no debe ser muy frecuente a no ser que es muy sucio porque daña la protección natural del pelo.

Con respecto a su salud, el Pastor Alemán puede tener algunos problemas de salud que muchas veces suelen ser congénitos y no son tan fáciles de curar.

El principal problema es la famosa displasia de cadera. Este trastorno muscuesquelético se da en muchas razas, en especial las de tamaño mediano y grande, pero en el Pastor Alemán es un mal demasiado extendido y requiere que cuando el perro ya esté en edad de reproducirse, se le haga una placa de caderas para conocer su estado.

Otras enfermedades comunes a esta raza son la displasia de codo, problemas digestivos, epilepsia, eczema crónico o queratitis (inflamación de la córnea).

Deja un comentario