«

»

Mastín Napolitano

Mastín Napolitano

 

País de Origen
Tamaño
Peso
Esperanza de vida
Italia
Muy Grande
Entre 50 y 70 kg
10  años
Vitalidad
Ladrador
Instinto de Vigilancia
Instinto de Protección
medio medio Alto muy alto
Relación con niños
Relación con perros
Facilidad Aprendizaje
Necesidad Ejercicio
medio medio muy bajo bajo

 

Clasificación

 

 

  • Clasificación FCI
    • Grupo 2, Perros tipo pinscher Y schnauzers molosoides y perros tipo montaña y boyeros suizos.
  • Clasificación AKC
    • Grupo 3, Perros de trabajo.

 

Descripción de la Raza Mastín Napolitano

 

 

Es un perro de tamaño muy grande, muy alto, su altura puede oscilar entre los 70 cm y que destaca por ser un perro de guardián  del hogar y defensor de la familia con fama merecida de guardaespaldas.

Es un perro musculoso, muy pesado y algo perezoso y tiene una forma de andar lenta, un poco torpe y pesada.

Posee una cabeza grande y ancha, llena de arrugas y colgajos de piel, con mirada penetrante y de orejas pequeñas que le cuelgan sobre las mejillas.

Su pelo es corto, espeso y algo duro.

En cuanto a los colores, pueden ser gris, gris oscuro o negro. También pueden haber algunos de color atigrado con una mancha blanca en el pecho.

 

Historia y Origen del Mastín Napolitano

 

 

Todos los mastines europeos descienden del Mastín Tibetano, el más viejo exponente de la especie canina. Probablemente los primeros Mastines asiáticos fueron llevados de la India a Grecia por Alejandro Magno, alrededor del año 300 A.C. Los griegos los dieron a conocer a los romanos, que se entusiasmaron y los usaron, entre otros, en los combates en los circos.

Más tarde, en la época en la que los romanos invadieron las Islas Británicas, llevaron consigo sus enormes molosos que eran empleados como perros de guerra, atacando sin piedad a los enemigos. Sin embargo, se encontraron con perros más feroces aún, que defendían dichas islas. Los romanos quedaron tan impresionados con esos ancestros del mastín inglés que los cruzaron con sus molosos y así aparecieron los predecesores del mastín napolitano de la actualidad. Esos perros resultaron muy feroces, sanguinarios e ideales para la batalla.

Con el paso del tiempo, estos mastines quedaron relegados casi exclusivamente a la región de Nápoles y fueron empleados principalmente como perros guardianes y de protección.

En 1946 se llevó a cabo una exposición canina en Nápoles y un cinólogo llamado “Piere Scanziani” reconoció en dicha ciudad al mastín napolitano, que había estado oculto del mundo hasta ese momento. Entonces se dedicó, junto a otros aficionados, a fomentar la raza y aumentar su población.

Hoy en día, el mastín napolitano es un perro muy conocido en todo el mundo y ha perdido gran parte del temperamento agresivo y violento de sus ancestros, aunque aún es un bravo perro de guardia y protección cuando las circunstancias lo requieren.

 

Carácter y Comportamiento de los Mastín Napolitanos

 

 

Aunque este perro ha perdido gran parte de la agresividad de sus ancestros guerreros, sigue siendo un formidable perro guardián y de protección. Es de temperamento firme, decidido, independiente, cauteloso y leal.

El mastín napolitano es un perro de fuerte carácter pero equilibrado y sereno, muy seguro de sí mismo pero a su vez muy territorial y posesivo. Generalmente es un animal tranquilo y muy poco ladrador, pero atento y protector ante la presencia de intrusos.

Con los miembros de la familia que convive suele ser cariñoso pero resulta un perro de gran firmeza ante los extraños, en especial cuando se encuentra defendiendo su territorio.

Si bien los ejemplares de la raza de perro mastín napolitano que estén correctamente socializados suelen ser muy buenos compañeros para la familia, es importante tener en cuenta que con los extraños aunque no actúan de manera agresiva sin motivo alguno, tampoco suelen ser  muy sociables con los mismos.

 

Cuidados y Salud con respecto al Mastín Napolitano

 

 

Aunque no son los perros más activos, los mastines napolitanos necesitan paseos largos cada día y no se adaptan bien a la vida en apartamentos de reducidas dimensiones. Necesitan un jardín de mediano a grande para poder ejercitarse. No toleran bien el calor ni las temperaturas elevadas, por lo que deben contar con un buen refugio para ponerse a la sombra en épocas calurosas.

El cuidado del pelo no demanda mucho esfuerzo, ya que basta con el cepillado ocasional para retirar el pelo muerto. Sin embargo, es necesario limpiar los pliegues de la piel con frecuencia (especialmente los que están cerca de la boca y pueden retener restos de comida) para evitar el crecimiento de hongos y otros problemas dérmicos.

Estos perros también suelen babear con regularidad, por lo que no son ideales para gente obsesionada con la limpieza o muy escrupulosa.

Con respecto a las enfermedades más comunes que suelen padecer, esta raza resulta propensa a la displasia de cadera, displasia de codo, cardiomiopatías, demodicosis, golpes de calor.

Además, otro aspecto a tener en cuenta es que la reproducción de estos perros suele necesitar asistencia debido a su gran peso. Es común que la fecundación se realice mediante inseminación artificial y que los nacimientos necesiten de cesárea.

Enlace permanente a este artículo: http://www.infoperro.com/mastin-napolitano/