«

»

Galgo Español

Galgo Español

 

País de Origen
Tamaño
Peso
Esperanza de vida
 
España
 
 
Grande
 
 
Entre 22 y 30 kg
 
 
12 años
 
       
Vitalidad
Ladrador
Instinto de Vigilancia
Instinto de Protección
Alto bajo bajo muy bajo
Relación con niños
Relación con perros
Facilidad Aprendizaje
Necesidad Ejercicio
medio medio medio Alto

 

Clasificación

 

 

  • Clasificación FCI
    • Grupo 10, Lebreles, lebreles de pelo corto.
  • Clasificación AKC
    • No reconocida.

 

Descripción de la Raza Galgo Español

 

 

El Galgo es sinónimo de rapidez. Son perros de carrera por excelencia y se distinguen por la asombrosa rapidez que logran alcanzar en persecución.

Se caracterizan por tener un cuerpo largo y esbelto con silueta un tanto musculada, de cabeza pequeña poseen unos ojos grandes y un hocico alargado, las mandíbulas también son largas y potentes, las patas son largas y fuertes y su cola bastante larga.

Tienen un pelo; liso, duro y corto. En cuanto a su color, es muy variado por lo que se admiten de todo tipo.

Los galgos en ocasiones son encuadrados dentro de los lebreles, que significa “cazador de liebres”, aunque han también empleados para otro tipo de cacería. Una característica de estos perros es que su olfato no esta muy desarrollado, y se ven obligados a emplear la vista como principal sentido en la persecución.

Son unos perros de mucha vitalidad, se aclimatan muy bien a todo tipo de climas y poseen cierta necesidad por hacer ejercicio.

 

Historia y Origen del Galgo Español

 

 

El Galgo Español tiene un origen muy antiguo, aunque no se conoce con certeza el origen del galgo español, se cree que desciende del lebrel egipcio, con el que guarda un gran parecido según se puede apreciar en las pinturas que adornan las tumbas de algunos faraones. Sólo las orejas les diferencian, erguidas en los egipcios, caídas en los españoles.

La raza se extendió primero por África y Asia, llegando después hasta Europa con los celtas. Gracias a sus grandes habilidades para cazar, el galgo se convirtió en un perro aristocrático, un símbolo de poder y prosperidad. Tal fue la importancia de estos perros para la caza en España y la fascinación que causaron en la aristocracia, que incluso fueron inmortalizados en la obra “Partida de caza”, también conocida como “Caza de la codorniz”, del pintor español Francisco de Goya.

También hay referencias a los galgos en expresiones y refranes de la literatura española siendo quizá la cita más célebre la contenida en la primera frase de El Quijote: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.”

Con el advenimiento de las carreras de galgos, el galgo español fue cruzado con el greyhound para conseguir perros más rápidos. El resultado de esos cruces se conoce como galgo anglo-español y no es reconocido por la FCI.

 

Carácter y Comportamiento de los Galgos

 

 

Esta raza ha sido utilizada primordialmente para la caza en campo abierto de animales veloces, ágiles y listos como por ejemplo la liebre. Antepone todo a su afición por la caza.

No es un perro indócil pero tampoco muy fácilmente manejable. Suele ser muy reservado y desconfiado con las personas aunque es un perro fiel con su dueño. La relación con las personas extrañas suele ser más bien distante y con otros perros en ocasiones suele ser algo gruñón.

Como todos los lebreles, el galgo cuando corre es extremadamente rápido y capaz de desarrollar una alta velocidad en una corta fracción de tiempo.

Otra particularidad del galgo español es que sus ejemplares suelen ser muy silenciosos y sigilosos al actuar. Dotados de una gran paciencia pueden pasarse horas esperando el momento oportuno para entrar en acción. 

Por lo demás, el galgo tampoco suele ser muy juguetón y aunque es muy tolerante con los niños tampoco es muy recomendable como compañero de juego.

 

Cuidados y Salud con respecto al Galgo

 

 

Necesita una alimentación de alta calidad, preferiblemente pienso seco. Los gagos tienen una constitución muy ligera y tienen que mantenerse así para evitar problemas de salud, ya que su estructura ósea no está preparada para sujetar un gran peso. Una ración de comida dos veces al día será suficiente.

Su pelaje no necesita cuidados especiales, basta con cepillarlo de vez en cuando para eliminar el pelo suelto. Además, es un perro muy limpio, dado que no tiene grasa no desprende mal olor y tampoco necesita baños frecuentes.

Debemos tener cuidado con las temperaturas extremas. Por un lado, el galgo es sensible a los golpes de calor durante el verano así que habrá que vigilarle bien durante los días más calurosos y dejar siempre un cuenco de agua fresca a su disposición, ya que además el galgo se deshidrata con facilidad.

Por otro lado, su piel es muy fina y carecen de grasa, por lo que son muy frioleros. Por eso es habitual verles en invierno provistos de abrigo. Todo ello, hace que estos perros no sean adecuados para vivir en terrazas o jardines, necesitan habitar en el interior de casa.

Es un perro deportivo que requiere la necesidad de hacer ejercicio a diario, aunque no conviene tampoco hacerlo trabajar en exceso. Después de los días de trabajo o largos paseos hay que revisarles las almohadillas plantares y el buen estado de las extremidades.

Parecen sensibles a ciertas afecciones de tipo muscular, favorecidas por alojamientos insanos, fríos y húmedos. Por su carácter y la idiosincrasia del ejercicio que realizan, son frecuentes torceduras, luxaciones y otras lesiones mecánicas.

Enlace permanente a este artículo: http://www.infoperro.com/galgo/